lunes, 7 de mayo de 2012

LOS TRES MOSQUETEROS (2011): REVISIONISMO PACHANGUERO


ARCHIVOS EXPIATORIOS: En el que recuperamos una reseña del petardeo "dumasiano" que se estrenó el año pasado a cuenta de su reciente salida en DVD, y al final hacemos publicidad de algo muy molón -y más barato que dicho DVD-.

Si hace unos pocos años tuvimos una revisión de la historia “Los Tres Mosqueteros” de Alejandro Dumas en clave de acción moderna –llamada “El Mosquetero” y mala hasta decir basta-, podríamos preguntarnos qué sentido tiene volver a reversionar este clásico de la literatura decimonónica desde un punto de vista contemporáneo y llenarlo de efectos de ordenador a la moda, con pizcas de escenas espectaculares a lo “Matrix”. La respuesta vendría dada por las declaraciones del director Paul Anderson –Que asegura que es un fan de Dumas y de la historia- sobre que su intención es hacer una versión más vertiginosa y llena de efectos especiales, pero que a su vez sería más fiel a la historia original que anteriores intentos. Especialmente la mencionada “El Mosquetero” y la versión que Disney estrenó hace ya casi veinte años. En cuanto llevamos media hora de metraje del film de Anderson nos percatamos de que las promesas se las lleva el aire. Y es que una adaptación de “Los Tres Mosqueteros” que comienza con los personajes principales infiltrándose a lo ninja en un palacio acompañados de una Milady de Winter experta en acrobacias y artes marciales, demuestra que su fidelidad a Dumas es cuanto menos “distraída”.


A la hora caí en la cuenta. La intención de Anderson –firmante de una buena película al principio de su carrera, “Horizonte Final” y de tres o cuatro destrozos posteriores- es darle al clásico francés el tratamiento que Guy Richie le dio a otro clásico (en este caso inglés): “Sherlock Holmes”. Si Richie llenó su versión del mítico detective de peleas llenas de saltos y puñetazos, de chistes irreverentes –y a veces un poco irrespetuosos con el original- y una acción de estilo “steampunk”, con toques de ciencia loca algo anacrónicos en el siglo XIX; Anderson copia la idea punto por punto y presenta a unos tres mosqueteros y D´artagnan soltando chascarrillos cada dos por tres, apalizando a cámara lenta a legiones de soldados del cardenal Richelieu y disparando ametralladoras y lanzallamas a bordo de un improbable dirigible de combate en pleno siglo XVII francés. El problema y principal diferencia entre ambos proyectos es que si bien el “…Holmes” de Richie rebosaba diversión y gracia por los cuatro costados, los “…Mosqueteros” que nos ocupan reducen la monumental obra original a una sucesión de bromas idiotas, escenas de acción tan gratuitas como absurdas y un perpetuo tono de estupidez imposible de superar.


Cuando vemos a los Mosqueteros disfrazados casi de superhéroes al principio del film y sus acrobacias sobrehumanas para escapar de trampas a lo Indiana Jones, ya vamos oliéndonos el percal. Pero es que escenas como las de Milady robando los diamantes de la reina al más puro estilo Tom Cruise en “Misión Imposible” –sustituyendo los láseres infrarrojos por varios hilos de metal invisibles-, D´artagnan convertido en un personaje de goma y afeminado al estilo Justin Bieber y, sobre todo, esa espectacular pelea final entre dos dirigibles y en el que uno de ellos, el correspondiente a la guardia del cardenal Richelieu, tiene como mascarón de proa una estatua siniestra de la muerte vestida de cardenal (¡¡Con su cruz en la mano y todo!!) resultan más risibles que otra cosa. Todos los actores están, por supuesto, lamentables, exceptuando a Ray Stevenson y, sorprendentemente, a Orlando Bloom. El espantoso actor británico interpreta a un Buckingham totalmente absurdo y afeminado que al menos hace cierta gracia en sus patéticas apariciones. De hecho todas las escenas son tan sumamente ridículas que al final no se puede evitar salir de la sala con la impresión de haberse pasado un buen rato. Y es que ya se sabe que algunas películas son tan malas que acaban siendo buenas.

-------------------------------------------------------------------------

¡NO OLVIDEN RESERVAR SU EJEMPLAR DE LA CAJA DE PANDORA 4 (Especial MADE IN SPAIN)!










Un fascinante recorrido por el pasado, el presente y el futuro de la ficción, el arte y otras yerbas de raigambre patria. Gozoso es decir poco. Y esta vez vuestro seguro servidor Wolfville colabora con un artículo sobre Pedro Antonio de Alarcón.


MÁS INFORMACIÓN AQUI

PARA DESCARGAR AQUI

5 comentarios:

Oscar dijo...

Huy, decirle a Justin Bieber afeminado. Y Orlando Bloom también... Como te lea mi hija, te vas a enterar.
Bromas aparte, no me he atrevido a ver esta "cosa", aunque un amigo atrevido me la recomendó. Ya salí escaldado de la revisión de "La vuelta al mundo en 80 días", que comenzaba con cierta gracia, pero realmente ver a Jackie Chan haciendo el papel de Passepartout fue superior a mis fuerzas.

Y digo yo, ¿no costaba casi lo mismo hacer algo bien hecho?-

Gracias por ahorrarme una jaqueca,

Saludos.

Luis Miguez dijo...

"(...)si bien el "…Holmes" de Richie rebosaba diversión y gracia por los cuatro costados(...)"

Algún día, vamos, cualquier día de estos, descubriré dónde estaba la "diversión y gracia" de ese repulsivo bodrio.

O no.

Antonia Romero dijo...

Me gusta mucho Dumas, me encanta Dumas y, por supuesto, no se me ha ocurrido ir a ver semejante "cosa".
Ahora es que resulta muy difícil sorpender. Bueno, mentira, sería muy fácil hacerlo, bastaría con que alguien cogiese una buena novela, se la leyese unas cuantas veces y depués escribiese un guión digno del autor, buscase unos actores capaces de actuar y dejase los efectos secundarios en su exacto lugar: el de efectos secundarios, no protagonistas.
En fin...

Un saludo!

MAV dijo...

Gracias por advertirnos de lo que nos encontraremos si decidimos aventurarnos a ver semejante maravilla del cine.
Yo, por mi parte, te agradezco la advertencia, y por supuesto no me molestaré en verla.

Estupenda entrada ^^

Sidhe dijo...

Anderson...no sé si quedarme con Mortal Kombat o Soldier, pufff...Supongo que viendo directores así Uwe Boll no se deprime tanto...