lunes, 10 de noviembre de 2014

“VALLE-INCLAN Y EL INSÓLITO CASO DEL HOMBRE CON RAYOS X EN LOS OJOS” VV.AA



“¿Visión sobrenatural? Este chico no ve a través del metal. Las adivinaciones que hace responden a un truco. Exijo que reconozca que tiene truco” 
(Harry Houdini, 1924)

Me decido a comentar la última publicación de los excelentísimos chicos de La Felguera Editores aparte de porque es una maravilla, también porque, efectivamente, es la última que han editado. Porque en realidad podría haceros una reseña al completo de su catálogo –todo él imprescindible- o dedicar la entrada a todo tipo de loas y parabienes a la que considero una de las mejores editoriales en activo en el mercado. Y para mi gusto contracultural, ensayístico, postmoderno y de cultura negra popular, tengo que decir que es mi favorita de todo este rosario de editoriales independientes que, a Chluthu gracias, nos rodea en la actualidad. Ahí es nada mezclar literatura de combate, asesinos en serie, investigaciones sobre arte maldito, anarquía, magia, victorianismo, rock and roll, subversión, poesía… como he dicho alguna vez, esta panda –con el escritor Servando Rocha a la cabeza- tiene que realizar algún tipo de ritual chamánico para meterse en mi cerebro todas las noches y de mis sueños extraer su catálogo. ¡Y encima han publicado obras inéditas de Alan Moore y William Blake! Too much…

Otra de las características más atractivas de La Felguera, la cual podemos disfrutar sobradamente en este “Valle-Inclan y el Insólito Caso del Hombre con Rayos X en los ojos”, es su maquetación y diseño. Pese a que sus libros son todos verdaderas obras de arte muy cuidadas, no dejan atrás ese regusto a panfleto u octavilla revolucionaria –de esas que ellos mismos producían en su etapa pre-editora, cuando eran un grupo de agitación artística-, y en los que a veces encontramos un blanco y negro casi de “fanzine”, una tipografía creativa y una querencia por el “collage” que hacen de sus libros un disfrute tanto en contenido como en forma. Frases o párrafos colocados verticalmente se alternan con los clásicos horizontales, palabras destacadas en una fuente mayor, imágenes que sustituyen a alguna parte del mensaje y, por supuesto, un enriquecedor uso de fotografías, grabados e ilustraciones de todo pelaje salpicadas en el texto tanto en detalles ornamentales como a doble página. 


En este sub-sello “Zodiaco Negro” y con un acercamiento similar, La Felguera ya editó el imprescindible “Sherlock Holmes Vs. Houdini” en el que se traducían textos del gran mago y de Arthur Conan Doyle en su histórico enfrentamiento sobre el espiritismo. Igualmente en la obra que nos ocupa, Houdini reaparece para cuestionar los poderes de Argamasilla, el joven que decía ver a través de los objetos con su visión de Rayos X y que revolucionó la opinión pública de nuestro país a primeros de siglo. Una historia insólita que merece ser contada. Y nada mejor para ello que este volumen. Desgranemos.

Basado en hechos misteriosa y dolorosamente reales:

“Antes que Superman, hubo un noble español con visión de rayos X. Se llamaba Joaquín María Argamasilla de la Cerda y Elio, y viajó a Nueva York en los años 20 del siglo pasado para demostrar sus poderes ante el ilusionista Harry Houdini. "Ha venido a este país a convencer a los científicos de que puede ver a través del oro, la plata, el cobre y otros metales", decía el 7 de mayo de 1924 The New York Times. Houdini no creía que el español, de 19 años, tuviera "visión supranormal".
(De la Web ForoNuclear)

Houdini contra los fantasmas
Y esto, que a priori parece otro bochornoso caso más de los que desenmascaró nuestro ilusionista favorito, adquiere unas implicaciones mucho más interesantes y, por que no decirlo, siniestras gracias a los factores siguientes: Argamasilla era español, y además perteneciente a una estirpe noble de rancio abolengo. El caso fue polémico en una época en la que los intelectuales se enzarzaban en debates enconados de prensa y además coincidiendo con el periodo de entreguerras, el cual fue un caldo de cultivo para un “revival” de las creencias mágicas y espiritistas a nivel mundial. ¿Ciencia o hechicería? El padre de Argamasilla –ejemplo de aristócrata castizo, apolillado y oportunista- se enfrentó a las evidencias de hombres de ciencia notables como Gonzalo Rodríguez Lafora, con la insólita ayuda espiritual de un personaje que nadie hubiera esperado ver metido en estos bretes: el mismísimo Valle-Inclan. Pero todo tiene su sentido.

De hecho el libro que nos ocupa, en su perfecta estructura en cuatro partes, se inicia con una magnífica y documentada introducción de la autora Grace Morales –a la cual nunca perdonaré el haber escrito un libro sobre Mecano (es broma), y a la que últimamente no puedo admirar más gracias a su ficción, de la que encontramos muestras, por ejemplo, en las revistas “Presencia Humana” y en “Prosa Inmortal”-, y que escribe un prólogo perfecto para situarnos en el contexto histórico de la intelectualidad española y la extraña inclusión de Don Ramon María en la misma. Es el texto de Morales una reivindicación atinadísima de la faceta más mágica y espiritualista del autor gallego, que contextualiza y da fuste a la trama que se nos comenzará a desarrollar en breve. El diseño, como comentábamos, incluye todo tipo de mágicos “ítems” que nos introducen en la historia casi como si leyéramos un periódico o revista de la época relativos al caso: dibujos y fotografías de los primeros experimentos con los rayos X, grabados de los carteles de magia de la época, recortes que informan sobre el enigma Argamasilla… un festín.


Lo siguiente es el cuerpo y alma del libro (y sus músculos, terminaciones nerviosas, etc): Nada menos que la historia completa del caso Argamasilla-Houdini escrita por el escritor Ramon Mayrata, que además de ser un narrador y ensayista impresionante es uno de los mayores expertos en magia y mentalismo de nuestro país –y cuya página os recomiendo encarecidamente a los aficionados a este fascinante mundo-, por lo que estamos ante la más lógica elección para contar este relato tan real que casi parece ficticio. Todo el escándalo Argamasilla, y la división de la prensa entre los que le consideraban una maravilla científica y el más grande personaje de la madre patria, frente a los que solo veían una ridícula superchería. La breve –pero histórica- intervención de Valle-Inclan, la visita del prodigio hispano a los Estados Unidos y su choque con un Houdini en plena campaña de descrédito a los vendedores de humo de la magia y el espiritismo. 


Esta claro que el hecho de que el gran Harry le dedicara un artículo a Argamasilla –además en uno de sus folletos más importantes. Ese en el que también desenmascara a la mítica médium Margery-, deja bien a las claras el interés personal del ilusionista por dejar clara su postura en el caso del “famous spaniard” que pretendía dejar en ridículo a los más altos círculos de la ciencia mundial. La narración de Mayrata es vertiginosa y se lee como la más emocionante novela, hasta llegar hasta un final que obviamente no revelaré, pero que personalmente me dejó impactado. Especialmente al descubrir el destino de algunos de los protagonistas de la historia y como su trayectoria le había llevado a ese lógico desenlace en un clima tan agitado –pero también propicio- como el de la guerra civil y sus consecuencias. Hasta entonces, disfrutaremos de la historia de los Rayos X desde su mismo comienzo, de detalles biográficos sobre Houdini y, por supuesto, la verdad sobre si había algo de cierto en esos extraños tejemanejes que se traían entre manos aquel oscuro noble y su enigmático hijo.


Completan el volumen, a modo de apéndices de lujo, nada menos que el artículo original de Harry Houdini a rebufo de este caso, seguido de la reproducción de varios recortes de la prensa española –la normal y la espiritista- sobre las conclusiones de Houdini y el apoyo/rechazo del fenómeno Argamasilla en toda su máxima expresión. Con los lúcidos artículos del mencionado Lafora y, por supuesto, con la barbuda sombra de Valle-Inclan sobrevolando en cada párrafo. Un broche de oro que redondea un viaje en el tiempo de auténtico lujo, servido de la forma más entretenida y vistosa posible. Imprescindible para amantes del ocultismo, de la magia, de lo decimonónico tardío, de la ciencia extravagante y de las buenas lecturas en definitiva.

viernes, 31 de octubre de 2014

“EL PLACER SEGÚN MATEO” y otras recomendaciones para HALLOWEEN


Como cada año, el espíritu de Halloween a la americana (ese que tiene que ver con salir a la calle, divertirse, y disfrazarse; en lugar del español que tanto reivindican algunos: el de quedarse en casa rezando o ir a visitar las tumbas de tus familiares) me imbuye de tal manera este cuerpo castigado por la edad, los alcoholes y el polvo de los libros, que no solo paso día y noche revisando a M.R. James, Machen, Le Fanu, Lovecraft, los tebeos de horror Pre-Code, etc… sino que debo recomendaros tres piezas de horror puro –dos modernas, recién saliditas del horno, y una clásica-, para que tengáis lectura escalofriante en estas fechas tan desmembradas. Comenzando por:

“EL PLACER SEGÚN MATEO” De Alberto López Aroca

Una reedición que muchos llevábamos años esperando. Nada menos que la novela de horror “El Placer Según Mateo” de Alberto López Aroca, con su carga de magia infame, necrofilia, muertes violentas y un cazador de psicópatas envuelto en una misión que va más allá de lo explicable de forma racional. ¡Pero eso no es todo! Este volumen fusiona además esta memorable novela con el mítico libro de cuentos “A Por Cadáveres” (también largo tiempo descatalogado), así que tenemos un volumen de terror puro salido de la gloriosa pluma del más cafre y notable mitógrafo creativo, con el cual tenemos la suerte de contar en nuestras estanterías. Para acabar de redondear el asunto, se incluye un cuento nuevo y la maravillosa portada -¡Una vez más!- del gran Sergio Bleda. A no perderse este festival de brujería, sangre e incorrección política de la mejor clase. Para más detalles del libro y la llave (ensangrentada) para adquirirlo, pínchese AQUÍ. Yo ya estoy esperando su advenimiento –he puesto un jorobado con una daga vigilándome el buzón- como agua de mayo.


“LA MANSIÓN DE LOS CUERVOS” De Ángel Gómez Rivero y otros

«Seguro que cada uno de ustedes, si rastrea en la memoria, encuentra una historia imposible sobre casas encantadas o malditas para contar. Comencemos con las que nos cuentan los autores cuyas historias componen esta fascinante antología»

(Extraido del prólogo de Alicia Mariño Espuelas)

Mis admirados chicos de Calamar Ediciones se tiran al ruedo con un compendio de autores españoles escribiendo sobre el atractivísimo tema de las casas malditas, encantadas, poseídas, etc… No en vano el señor Gómez Rivero –el antólogo- es una de las eminencias en fantástico de este país y el autor de un libro-ensayo soberbio sobre el tema en su vertiente cinematográfica “Casas Malditas: La Arquitectura del Horror”. Y la verdad es que eso espero encontrar en este prometedor libro, arquitecturas malditas y mucho horror. En el libro hay más eminencias aportado sus textos, como Luis Alberto de Cuenca, Carlos Diaz Maroto, Luis Alboreca y muchos más. Para reservar habitación en esta casa envenenada e informarse sobre sus prestaciones llamar AQUÍ.

“LA PIEDRA NEGRA Y OTRAS AVENTURAS SOBRENATURALES DE KIROWAN, CONRAD Y O´DONNEL” De Robert E. Howard

Gracias a que los entes infernales y los astros más desquiciados decidieron unirse este verano…. Bueno, y a que existen los chicos de la editorial Barsoom, a los que no podemos estar más agradecidos ya; al fin tenemos  reunidas en un primoroso tomo la totalidad de las historias que Robert E. Howard dedicó a sus detectives sobrenaturales Conrad, Kirowan y O´Donnel. Desperdigadas en algunos recopilatorios anteriores de Valdemar, Ediciones Jaguar y otros lugares, ahora por fin podemos leerlos de forma sistematizada y con notas, cronología, apéndices, poemas y fragmentos inéditos en estupenda labor antologadora y traductora de Javier Jimenez Barco. Solo aquí podréis flipar al completo con los relatos más “lovecraftianos” que el gran Howard jamás escribiera, y deleitaros con una mezcolanza de estilos que lleva a nuestros héroes a través de casas encantadas, monstruos convocados con viejos grimorios, anillos poseídos, peligro amarillo, espadazos… y, en definitiva, parte del mejor “pulp” jamás escrito. Y las ilustraciones de Luis Miguez son un plus de lujo. Investiguen un poco más sobre este asunto AQUÍ.

Y por ahora esto es todo. Como siempre pasen una buena noche de alcohol, caramelos, trucos y tratos. Y mucho ojito con los espectros.

viernes, 24 de octubre de 2014

“MONSTERMEN And Other Scary Stories” De Gary Gianni



De las páginas de “Hellboy” y apareciendo a modo de complemento, al fin son recopiladas en un tomo las historias cortas de “Monstermen”, escritas y dibujadas por el soberbio Gary Gianni. El artista americano, que se está labrando una carrera impresionante basada en ilustrar cómics y portadas de las grandes luminarias del “pulp” y el tebeo clásico,  (El Príncipe Valiente”, Julio Verne, Robert E. Howard) se lanza de lleno a la creación con un extrañísimo cómic que aúna rollo “weird”, detectives sobrenaturales, fantasmas vengativos, monstruos marinos, metaficción, referencias cinematográficas, ocultistas… y todo ello en un bellísimo cóctel en blanco y negro que apabulla en su siniestro detallismo. Un libro excelente del que modestamente reivindicamos aquí su pronta publicación en castellano, y que además cuenta con unos extras de aúpa. Pero no nos adelantemos.

En esencia, “Monstermen and Other Scary Stories” cuenta las extrañas aventuras de el miembro más honorable de los Corpus Monstrum, el misterioso Benedict. Este investigador de lo oculto de nombre tan shakespiriano (habrá más de una referencia al bardo en las historias) no solo es un “cazafantasmas” de los de toda la vida, con su caserón base de operaciones, biblioteca de incunables, poderes mentales y habilidad para la acción, sino que además es él mismo una anomalía bizarra que nunca llega a ser explicada. 



Su uniforme consiste en un elegante smoking y un yelmo medieval que jamás se quita, y su constante referencia a eventos pasados –aquel demonio que exorcizó en Viena, aquella casa de fantasmas que limpió en Francia-, dan a entender que nuestro protagonista es un ente inmortal con un rico pasado de lucha contra las fuerzas del averno. Todos los cuentos fluctúan entre el terror clásico y el surrealismo desatado, con casas encantadas, monstruos marinos a lo Lovecraft (ahí es nada la aparición de un Davy Jones mucho más digno que el de las patochadas de “Piratas del Caribe”), una interesante explicación para el origen del Yeti, cowboys zombies y una calavera con bigote que atrae todo tipo de mala suerte a su poseedor. Como veis, la mezcla de tradiciones de la literatura de terror y el “weird” más desatado son la norma de una serie de historias que nunca aburren, porque además están casi tan llenas de peleas como las de su colega de colección, “Hellboy”.

Si algo hay que destacar del arte de Gianni, además del uso de unas tintas y unos claroscuros espectaculares –que entroncan con la tradición de Bernie Wrighson, o incluso de “E.C. Cómics”-, es la maravillosa experimentación formal de sus páginas. En la genial tradición que Will Eisner llevara a lo más alto, las páginas de “Monstermen” muchas veces se retuercen, se metamorfosean según las exigencias de lo que cuenta la historia o directamente las viñetas se transforman en símbolo narrativo de lo que esta ocurriendo. El dominio del movimiento y la acción –especialmente meritorios en un dibujante sobre todo conocido por sus estáticas portadas-, es ejemplar, consiguiendo meterte de cabeza en la marabunta de calaveras, espectros y criaturas satánicas que te esperan a la vuelta de cada página. Puedes sentir el crujido de cada hoja del bosque siniestro que nos lleva a visitar, o vibrar ante los escalones de ese caserón que no sabemos donde nos conduce. Para una sensibilidad criada en los monstruos clásicos, pero “contaminada” por una narrativa más surrealista o “kafkiana”, las historias que incluye este “Monstermen” son obligatorias. Ahí es nada abrir fuego con un cuento largo en el que un director de cine de terror busca a su estrella desaparecida, en cuyo ultimo metraje rodado aparece una misteriosa presencia fantasmal en uno de los planos, que no forma parte de los efectos especiales del film. Chilling!


El libro cuenta con un breve y estupendo prólogo del gran Michael Chabon, y además se complementa con unos jugosos extras. Como hay que ser coherentes y justos con las influencias, Gianni incluye en el volumen cinco soberbios cuentos fundamentales del género a los cuales añade sus propias ilustraciones. Incontestable la inclusión del “Corazón del Viejo Gardfield” de Robert Howard, o los relatos de William Hodgson, que incluye -¡como no!-, una aventura de su propio detective sobrenatural, Carnacki. En definitiva, una lectura tan divertida, añeja y a la vez moderna, sugerente y a la vez descharrante como nos sugiere esta portada, tan "vintage":

martes, 21 de octubre de 2014

LAURIE LIPTON - El "Weird" hecho arte

¿Habéis visto que chulada de nueva cabecera tiene esta caverna de moho, manuscritos inacabados y otras cosas insalubres? Bueno, dicen que es de bien nacidos... blah blah -me ahogan las frases tópicas, como al personaje de aquel cuento de Matheson- así que os presento, por si no teníais conocimiento de su existencia, a la turbia señorita autora de una imagen tan "wolfville" como la que ahora preside el blog: se trata de la artista americana Laurie Lipton. Una bizarra mezcla de clasicismo fotográfico, grabado en témpera, líneas imposibles y vanguardismo del horror ilustran una mezcolanza que es puro arte oscuro, con su profusión de calaveras, seres deformes, surrealismo gótico y horror moderno (esos engranajes, esos cachivaches de grabación, esos cables que no se sabe qué conectan...). ¿Una Diane Arbus con lápiz y tinta? No es una mala comparación. Insania, bebés malignos, bebés martirizados, confusión sexual, miembros con voluntad propia, victorianismo absurdo, sangre, ojos que te miran fijamente...Too much. Así que, volviendo a lo de los agradecimientos, aquí una bonita galería de su obra -Pinchen, amplien, flipen- y una invitación a visitar su web.