lunes, 23 de enero de 2012

MISCELÁNEA MÓRBIDA "Sustitutos, Logos Deformes y Victorianismo"

Sin más dilación:


-No puedo más que volver a quitarme el sombrero ante la BBC y su modernización de las historias de Holmes con el título de "Sherlock". La "aventurera" Irene Adler que aparece en "Escándalo en Belgravia", aqui claramente una prostituta dominatrix que se anuncia por Internet, no es solo una perfecta traslación a la época actual de personaje tan carismático, sino toda ella un símbolo de como se debe adaptar, conceptual y narrativamente, a Conan Doyle. Cada relato del canon es, en mi opinión, un golpe seco y rápido que no sabemos ni de donde viene. Un soplo vertiginoso que nada tiene que ver con el aspecto lánguido, recargado, excesivamente solemne -y a veces apolillado- de la versión de Granada TV que interpretara Jeremy Brett. En cambio, el ritmo implacable de la serie que nos ocupa, la frescura de los personajes y las situaciones asi como su aspecto moderno, todo ello es -paradójicamente- canónico y "doyliano" hasta decir basta. Sí. El sexo es más explícito, hay móviles, blogs y autopsias a lo C.S.I.. Pero todo lo demás es inequívocamente una gran historia sobre Sherlock Holmes.

-Tras algo bueno, vamos con algo horrible. El nuevo logo de DC Comics es feo, poco elegante, multiforme a cada cual más cutre y anticreativo a más no poder. Es decir, un perfecto ejemplo del estado actual de la editorial:



-Por fin he leido "Madame Bovary" -uno de esos obligatorios que se van postergando- y me ha sorprendido lo oscuro, sádico y negro que es este libro. No solo hace una crítica a todos los niveles de una cierta podredumbre social que se desliza tras cada acto humano, desinteresado o no, sino que encima muestra los aspectos más sencillos, cotidianos e incluso bellos de la vida bajo un tamiz desasosegante que parece que rezuma bilis en cada línea. Voy a seguir con "La educación Sentimental" y "Salammbö". ¡Ah! Y otra cosa más grave que me está preocupando. ¿Por qué la sufrida Emma Bovary me parece un personaje repugnante y en cambio el odioso boticario Homais me cae bien? ¿A lo mejor es que el personaje repugnante soy yo mismo?

-Un poster japones muy chulo de "Al Final de la Escalera". ¿Por qué tenemos que irnos a los años setenta para ver películas de terror tan excelentes como esta?

8 comentarios:

Nit dijo...

-Aquí otra fan de la nueva versión de Sherlock, que me parece una fantástica adaptación.

-Por cierto, si no recuerdo mal mis lecturas, lo que te ocurrió con Emma Bovary (Emma no es ni la Regenta ni Anna Karenina, eso seguro) es probable que te ocurra también con Frederic Moreau, el protagonista de La Educación Sentimental. Lo leí hace tiempo pero recuerdo odiarlo con todas mis fuerzas.

No por nada las novelas y personajes de Flaubert crearon el escándalo que crearon en su tiempo...

Saludos!

PEPE CAHIERS dijo...

He visto solamente el primer capítulo de Sherlock y me pareció muy bien trabajado, con un guión elaborado y buena puesta en escena. "El final de la escalera", cine de terror elegante y sin recurrir al susto fácil y las vísceras.

Antonia Romero dijo...

Me has dejado sin aliento ¡qué entrada más acelerada! A Serlock tengo que verle, aún no lo he hecho. En cuanto a la Madame, he de decir que a mí, en ocasiones, también me resultaba repugnante, supongo que porque Flaubert sabía manejar muy bien su influencia a la hora de hacernos sentir.

Un saludo

WOLFVILLE dijo...

¡Y tan acelerada! Con los desbarres insoportables que suelo soltar, esto es casi un haiku XDD

El Abuelito dijo...

El moderno Sherlock es ya en el Desván viejo conocido, modelo de cómo adaptar a hoy un clásico, justo al revés de como lo hace Hollywood una y otra vez (y no digamos el sinvergüenza de Ritchie).

Salambó la va a gustar mucho. Es el otro Flaubert, el que huyendo de su practicado realismo describe Cartagos imposibles, de peces con joyas incrustadas en sus cuerpos, legiones perpetrando barbaridades y leones crucificados. Y si puede hacerse con el flaubertiano volumen "Tres cuentos", hallará allí canela fina en rama. Un bigote sublime el del señor Flaubert...

Oscar dijo...

La serie me parece también estupenda. Y no me gusta cualquier adaptación de personaje (uno de mis favoritos desde la infancia, que no paro de releer). Es casi lo único que se podía hacer ya con Sherlock. Cambiarlo totalmente de entorno y reinterpretarlo, renovarlo, hacerlo renacer. La BBC era la más indicada (por aquí seguiremos con "Águilas Rojas" y "Toledos" varios, con alguna serie sobre Cayetana o Rocío Dúrcal....

De Flaubert soy muy de "Madame Bovary" (dentro de que no soy tan francófilo como un amigo mío), un poco de "Salambó" y nada de "La educación sentimental". No me veo yo muy educable por el señor Flaubert en ese sentido.
Curiosamente me gustó bastante "La tentación de San Antonio".
Pero entre los franceses me reconozco muy, muy despistado.
Saludos.

miquel zueras dijo...

Excelente serie a pesar de que esas modernizaciones de Sherlock Holmes me producen desconfianza. Excelente película también "Al final de la escalera" y además da mucho, mucho miedo.
Tenía que hacer una portada para Madame Bovary pero al final me encargan otra de una mujer que también se suicida: Ana Karenina ¡Y quieren que dibuje un tren en la portada! Eso es un spoiler ¿sí o no? Saludos. Borgo.

WOLFVILLE dijo...

Jaja, creo que en estos clásicos hay mucho spoiler suelto -los finales de muchas obras son del dominio publico-, así que no creo que la sangre llegue al rio.