sábado, 23 de julio de 2016

EL DETECTIVE EN LA TRINCHERA De José Goás Jul



Como muchas veces ocurre, en este caso tenemos que irnos al terreno de la autoedición para rastrear la verdadera excelencia. ¡Fans del mayor detective de todos los tiempos! ¡Amantes de la aventura clásica por excelencia! ¡Investigadores de las curiosidades literarias! En este “El Detective en la Trinchera”, el autor, investigador, ensayista y traductor José Goás Jul nos muestra todas sus facetas en un “tour de forcé” holmesiano que funciona a, al menos, dos o tres niveles diferentes. Lo cual quiere decir,  por tanto, que el disfrute de este tomo de 200 páginas excelentemente editado… ES TRIPLE.  Los fans de Sherlock ya sabemos lo bien que se desenvuelve Goás Jul trayendo a la vida aventuras nunca contadas del personaje de Conan Doyle (algo que aquí también podemos disfrutar en el pastiche/novelette “La Aventura del Veneno en el Cielo”), pero en este volumen además nos descubre, traduce y anota una serie de inéditas parodias sobre Holmes que suponen una magnífica curiosidad histórica. Os cuento.

Los soldados de la primera guerra mundial, entre balacera y balacera, (y en este caso concreto, entre 1916 y 1918) publicaban un periódico de distribución exclusiva en las trincheras. Noticias del frente, fotos, chascarrillos y todo en un lenguaje propio del conflicto bélico, además de un esfuerzo considerable por alzarse entre la barbarie con notas de humor y una fascinante celebración de la vida. En el primer caso, se incluían todo tipo de seriales cómicos entre los que destacó en el “The Wiper Times” (una de las más míticas de entre estas publicaciones) las aventuras de Herlock Shomes, trasunto jocoso del inquilino de Baker Street. Y en este tomo, como previo a la nueva narración, el propio Goás Jul nos traduce estas aventuras, con un “Sherlock” metido en fregados relacionados con el frente y en unas tramas repletas de surrealismo. En un estupendo estudio introductorio, se nos coloca en el contexto en el que estos cuentos fueron escritos, se relata la historia del “Wipers Times” y alucinamos con los datos sobre las vidas de los soldados que lo redactaban. Muchas veces las imprentas que usaban eran incautadas de las zonas de guerra, y además de los seriales había poemas, noticias y secciones “picantes”. Todo lo que el soldado necesitaba para su disfrute. En el prólogo vemos fotos originales de estas revistas, así como de Fred J. Roberts, impulsor del asunto. 
 
Toda una lección histórica que sirve de perfecto prólogo a la traducción de los seriales de Herlock Shomes (aunque el paródico nombre podía cambiar sutilmente de número a número, dado el tiempo que pasaba entre ellos y a los estragos pasados entremedias), y que constituyen la primera parte del tomo. En ellas encontramos el clásico despiporre “brittish” estilo Woodehouse o Monty Python. Quizás no tienen tanta calidad como estos dos inmensos nombre mencionados, pero su toque “naif” sin perder la mala baba es altamente disfrutable, y cuenta con escenas desternillantes. Una pieza de importancia, que ve a Shomes y a su ayudante, el doctor Hotsam, envueltos en mil y una ridiculas peripecias ambientadas en el frente. Persecuciones propias del “slaptick”, muertes absurdas, damiselas en peligro y amantes cernícalos… incluso una referencia al famoso sabueso en el último de estos seriales (“The Bound Of the Baskershires”), auguran diversión sin cuento para el aficionado “sherlockiano” que pillará los guiños y el público incidental que se quedará ojiplático al ver como echaban los tiempos muertos los soldados de la gran guerra. Y precisamente de este último pastiche “a lo Baskerville”, incompleto, pasamos a la nueva aventura escrita por Goás Jul y que ocupa buena parte del volumen, la mencionada “…Del Veneno en el Cielo”.

En esta entretenidísima novela, de la raigambre “pulp” más aventurera, el autor nos lleva junto a Holmes, Watson y a Percy Reville (personaje recurrente de la obra de Goás Jul), por una sucesión de eventos a cual más chocante. Empezando, como no podía ser de otra forma, por un extrañísimo caso de asesinato –que incluye cuerpos flotantes y misteriosos francotiradores- y pasando por varias localizaciones geográficas de la gran guerra, excelentemente retratadas, nuestros héroes pasaran por el Club Diógenes (donde tendremos un clásico cameo del gran hermanísimo Mycroft) y de ahí a lóbregos edificios, misteriosa campiña, cuevas oscuras… acompañados por una plétora de asesinos y espías que les pondrán en más de un agobiante brete. El detective está tan bien caracterizado como de costumbre, y la acción en este caso, es menos historicista que en su anterior pastiche (“La Conexión Kashmir”), decantándose más por el periplo más trepidante. Personajes que revelan su verdadera cara y más de una sorprendente revelación con amenaza bestial de por medio –de la que no mencionaré nada por no “espoilear”- que nos dejan con ganas de más. Y por supuesto, con el entrañable periódico “The Wiper Times” como común denominador de todo el asunto.

En resumen, fans completistas de Holmes, interesados en la historia (literaria y bélica) o simples seguidores de las aventuras bien narradas y al estilo más clásico, sin perder el mordiente, por favor… ¡Ataquen! Podéis encontrar más info sobre como conseguir este libro y los anteriores de su autor en su propia página:


2 comentarios:

SUPPORT ANIMAL LIBERATION FRONT dijo...

¡Interesante! por no decir... ¡irresistible!

miquel zueras dijo...

Me apunto el libro. ¿La foto es de "La perla de la muerte" con los grandísimos Rathbone y Bruce?
Saludos!
Borgo.