lunes, 9 de septiembre de 2013

"CUENTOS DE SOLDADOS" De Ambrose Bierce



INTRO NO-RELACIONADA PERO INTERESANTE: Como podéis ver, amigos de lo ajeno a la realidad, estrenamos nuevo y polvoriento "look". La temporada estival nos ha dejado extenuados, góticos y más siniestros que el hombre al que dedicamos la entrada de hoy, así que el carnaval debe reflejarlo. En cuanto a "La Frati Negra" el proyecto de "crodwfunding" de un grande de nuestras letras como es Lem Ryan os conmino a que pinchés en el enlace de arriba y os ilustréis debidamente, pero aun así hablaré de ello en la próxima entrada. Os dejo con el "amargo Bierce":

Como me parece imperdonable no haber mencionado más que un par de veces a Ambrose Bierce en esta mansión de telas deshilachadas y polillas rampantes, vamos a comentar un par de cosas sobre una de sus obras magnas: “Tales of Soldiers and Civilians”. Sobre la parte “civil” del título me concentraré quizás en otra ocasión –estamos hablando de algunos de los mejores relatos de humor negro y horror de la historia, y eres réprobo si no los has leído o tienes intención de hacerlo pronto-, así que dado que le he echado una relectura a la parte “soldadesca” del asunto vía el estuchito tan mono con casi todos los relatos de Bierce que publicó Alianza hace un par de años, vamos con ellos.

Leer por primera vez los cuentos que el veterano de guerra yanqui (en todos los aspectos, porque luchó con los unionistas) dedicó a sus experiencias en la sangrienta contienda impacta y hechiza a partes iguales. Y para la relectura puedo decir que el efecto es exactamente el mismo. La prosa elegante y fluida de Bierce puesta al servicio de una descripción de horrores tan siniestra, es de las que se te clavan en el córtex y te retuerce de por vida, sean cuantas sean las veces que se vuelva a ella. No es de extrañar que estas fábulas –entre el realismo grumoso y el onirismo más gélido- no fueran plato del gusto de los lectores de la época, aun hipnotizados por los conceptos de la guerra basados en el honor, patria, etc… y que de repente se topaban de bruces con el barro, las vísceras derramadas, los ahorcamientos por traición y la ausencia de esa felicidad guerrera que se vendía desde los periódicos. Es sintomático el hecho de que Bierce se sintiera, pese a todo, a gusto en un contexto bélico que también le llevo a comprobar la grandeza del ser humano y la camaradería que puede surgir entre hombres al límite… pero en los “Cuentos de Soldados” apenas vemos nada de eso.

Lo que si aparece de continuo es la sensación de que estas experiencias –fueran exageraciones de la realidad o puras invenciones al completo- son las que sin duda moldearon el carácter del que posteriormente fue apodado “bitter bierce” debido a sus sarcásticas columnas o su genial “Diccionario del Diablo”, es decir, el de un hombre amargado y receloso del género humano. Aunque por un lado parece ser que el autor tenía buen recuerdo de algunos momentos de su etapa militar, lo cierto es que no se puede evitar ser sacudido por el anti-belicismo de cuentos como “Chickamauga” un sobrecogedor encuentro nocturno entre un extraño niño y un grupo de soldados heridos que gatean. O por el tenso retrato de las instituciones militares que empaña historias como la famosísima “Episodio en el Puente de Owl Creek” o “El Golpe de Gracia”. Estos tres cuentos -especialmente los dos primeros-, pueden entrar sin problemas en el top de los mejores relatos cortos de la historia. Aunque solo fuera por la detallada ambientación, la belleza de la prosa o la profundidad de sus conceptos ya estaríamos ante joyas impolutas, pero es que además, su crudeza te patea de tal forma las entrañas que Bierce consigue lo que más aprecio en un escritor: que su relato siga aferrado a tu estómago unos cuantos días despues de haberlo devorado.

Es casi común a todos los cuentos el tema del aislamiento; suelen empezar “in medias res” y con un solo personaje (soldado la mayoría de las veces) perdido en un bosque, en un rio o, de alguna forma, “atascado” en una situación de la que le va a costar salir, si es que sale. En un libro tan negro y pesimista en general, el humor hace escasas apariciones. Podremos encontrar algo de la ironía de Bierce en las respuestas del espía “Parker Adderson, filósofo”, que comienza siendo interrogado y respondiendo de forma divertida e inteligente y que, poco a poco, se nos mostrará un trasfondo mucho más oscuro para todo ello. Algo similar ocurre en la obra maestra “Caído en Resaca”, llena de un humor negrísimo que nos recuerda que, al fin y al cabo, la valentía del soldado proviene a veces de lugares insospechados… y ridículos. Pero otro detalle importante: Exceptuando algunas, pocas, de las historias que sí tratan realmente de maniobras de los soldados durante la Guerra de Secesión (Como “La Batalla en la Vaguada de Coulter” que a pesar de eso aun se reserva una bellísima y necrófila imagen final), el resto, más que relatos bélicos entran más claramente en el género del horror que Bierce cultivó de forma tan certera en el resto de su obra.

Y ello es debido a una atmósfera ominosa y cruel. A unos personajes desorientados que piensan que están llevando a cabo alguna acción de evasión, o de gloria para su pelotón, para de repente despertar y darse cuenta de que su destino ya ha sido sangrientamente fijado desde un lugar superior. Se repite en muchos relatos el equívoco de un personaje que cree estar haciendo algo (huir de un derrumbamiento, recuperarse de una horca de la que se ha escapado), cuando en realidad su mayor miedo se ha cumplido de forma fatal y asistimos a una especie de purgatorio mental o fantasía que configura el relato y a veces nos golpea con el clásico, pero no por ello menos efectivo, final sorpresa. Nunca el determinismo ha tenido para mi tanto sentido como en esta oda a la vida de unos personajes (o personas) que firmaron su sentencia de muerte en cuanto pusieron el pie en el campo de batalla.

5 comentarios:

miquel zueras dijo...

Un libro excelente que aquí fue editado por Laertes y que querían contar conmigo para ilustrar la portada pero por motivos de agenda no fue posible ¿Qué pena! Hay relatos brillantes como "El combate de la muesca de Coulter" con una escena muy bien descrita por Bierce de una batería artillera atendida por extraños hombres-demonio.
Saludos. Borgo.

Belknap dijo...

Mr. Wolfville, Bierce fue un escritor maravilloso, que desaparecio de forma misteriosa. Uno de los relatos que mas me gustan de: " Cuentos de Soldados y Civiles " es el de: ¨Episodio en el Puente de Owl Creek ¨, ¡que final!. Saludos.

El infierno de Barbusse dijo...

Bierce va escalando paso a paso puestos en la clasificación de la historia de la literatura, modalidad de calidad y fuerza literarias.

Es un escritor fortuitamente imprescindible.

Enorme.

un abrazo.

Ricardo Signes dijo...

Justísimo artículo. No puedo estar más de acuerdo con tu opinión sobre Bierce, especialmente con el honor que le haces al inolvidable "Incidente sobre el río Owl".
Un saludo.

Carlos dijo...

"Cuentos de soldados y civiles" es una joya que debería tener mayor fortuna, como el mismo Bierce. Además, "cuentos de soldados" es una de las más vivas y descarnadas aproximaciones que se han realizado sobre la contienda civil americana.
Es una excelente recomendación que apoyo incondicionalmente señor Wolfville.
Un saludo.