jueves, 4 de julio de 2013

“SUCKER MAN” O LA PRETENCIOSIDAD DEL VACÍO (Primera Parte)



NI QUE DECIR TIENE QUE “SPOILERS” A TUTIPLÉN (Hasta en los comentarios). Admito que no tenía mayores esperanzas con este “Hombre de Acero” que se han sacado de la manga los de Warner/Dc con la única intención de resucitar una franquicia muy rentable y comenzar a copiar el modelo Marvel de universo cinematográfico compartido –ya están anunciadas “Flash”, “Wonder Woman”, una secuela de “El Hombre de Acero” y, por supuesto, la recopiladora “Liga de la Justicia”-. Y no tenía mayores esperanzas porque el director era Zack Snyder, al que considero un incompetente narrativo que solo sabe rodar planos estéticos yermos de contenido; y además el guionista era David Goyer, otro completo inútil, escriba de la saga “Blade” y director de su última y bochornosa entrega. Pero había un factor a considerar: el productor era Christopher Nolan, autor de una trilogía de Batman para el recuerdo. Pero al final esto ha sido un arma de doble filo, porque resulta que Nolan (estoy convencidísimo de ello) se ha limitado a poner la mano y cobrar beneficios sin rechistar mucho. Una de las pruebas está en la noticia surgida de que el director británico no estaba de acuerdo con el bochornoso final de “El Hombre de Acero” pero que los dos ínclitos Goyer y Snyder batallaron junto a DC comics –otros que hace tiempo que no saben qué hacer con sus personajes- para mantener su mediocre visión del desenlace. Al final Nolan transigió y tenemos ese colofón indigno de Superman. Pero si solo hubiera sido eso…

Snyder y Goyer. "Dumb and Dumber".
Volviendo a lo del arma de doble filo Nolan, en efecto eso ha conseguido que Zack Snyder tuviera carta blanca para fagocitar, copiar y fusilar un 95% del estilo del propio Nolan. Pero mal hecho y sin gracia. Desde que comenzó su periplo como cineasta, Snyder se ha dedicado literalmente a copiar como un papagayo. Su primer film, “Amanecer de los Muertos” no dejaba de ser un “remake” de “Zombie” modernizado –y así y todo sigue siendo su película más correcta-, “300” y “Watchmen” eran dos simples fotocopias din A-4 de los comics originales –mismos diálogos, misma estética, mismos planos, mismo desarrollo- pero eso sí, añadiendo bastantes chorradas comerciales de cara a la galería: en “300” una estúpida trama con la mujer de Leónidas y en “Watchmen” escenas de acción con superhéroes molones que traicionaban el espíritu del cómic y solo aportaban ruido, confusión y más planos estéticos absurdos. De esa aberración tóxica llamada “Sucker Punch” me ahorraré de hacer comentarios. Aunque me ha venido muy bien para el título de este “post”

En definitiva, Snyder y Goyer son dos ejemplos de espécimen que hay que alejar como de la peste de las adaptaciones de cómic. Porque son fans del comic. Pon a un buen director que no tenga ni idea de tebeos a adaptar uno y te salen cosas como “Batman Vuelve” de Tim Burton, los “X Men” de Bryan Singer, los dos primeros “Superman” de Richard Donner o los “Batman” de Nolan. Pon a un fan del cómic a adaptar cómics y te salen cosas como “Daredevil” y “Motorista Fantasma”, ambas de Mark Steven Johnson, “The Spirit” de Frank Miller o “Spawn”, orquestada por su propio creador viñetero, Todd McFarlane. Hay algo en eso de estar excesivamente unido a los cómics que echa por tierra la objetividad y permite que acaben saliendo calcos o aberraciones. O en el caso de Snyder las dos cosas.

Y en fin, volviendo a la copia, en “El Hombre De Acero” Snyder fusila molonas poses comiqueras del superhéroe y las inserta en un pastiche del estilo Nolan, aunque no pegue ni con cola. La historia de Superman es aquí una sucesión de ceños fruncidos, oscuridad ambiental, planos de cámara vanguardistas basados en el feísmo, saltos atrás y adelante en el tiempo colocados de forma arbitraria, y ese toque profundo, serio y épico más grande de la vida, diseñado artificialmente para convencerte de que te están contando una historia prodigiosa. Y no solo la historia no es prodigiosa sino que es una auténtica estafa. Un batiburrillo frío, sin alma y  penosamente rodado. Aunque esto último, como os dije al principio, ya me lo esperaba. Lo que es increíble es que se pretenda cambiar parte del origen de Superman… para peor. Añadiendo algunos cambios vergonzosos y con fallos de guion de principiante. Pero no, ¡Guardad las piedras! A pesar de encantarme el personaje no soy un purista. Siempre estoy a favor de los cambios en mor de que las cosas queden mejor –y sin perder coherencia con el original, claro-, pero algunos de los cambios aquí sufridos son execrables, inútiles, facilones y además comerciales. Todos enfocados a eliminar de cuajo la raíz “pulp” del personaje, todo el sentido de la maravilla y del “space opera” del original, la emoción, el interés por el devenir de unos personajes que aquí parecen muñecos (especialmente el protagonista) y todo, en definitiva, para convertir al héroe originario en un mesías de medio pelo enfurruñado, soso, pasivo e inútil.

Esta estatua expresa más emociones que el de la película.
And now the screaming begins…La primera parte cuenta el alumbramiento del héroe en Krypton –aquí una mezcla entre un sueño de peyote de H.R. Giger y el responsable de bichos de Avatar-, con la presentación de Jor El y Lara y la trama que les lleva a lanzar a su hijo en una nave hacia la tierra. Ambos dos actores –Russel Crowe y Ayelet Zurer- son lo mejor de toda la película, aunque el personaje de Jor El –y por tanto Crowe- acabará haciéndose odioso por varios detalles que comentaremos luego. Planos cortos de grandes planicies espaciales, monstruitos alienígenas a lo “Star Wars” que los kryptonianos montan por hacer bonito y darle más acción a la cosa. Parece que va a pasar lo mismo de siempre cuando el núcleo empieza a implosionar y nadie le hace caso a Jor El de que deberían largarse de allí cuanto antes. Pero los cenutrios de Snyder y Goyer guardan un as en la manga que sin duda pensaron que enriquecería la trama de forma maravillosa. Justo antes de la movida nuclear, el General Zod –un Michael Shannon al que le han dicho que grite, mire raro y poco más- da un golpe de estado, y al ver que Jor El no solo va a mandar a su hijo a las estrellas, sino también a una matriz que contiene la semilla de todos los kriptonianos, en un arrebato de villanía se ponen a apalizarse durante unos minutos –las peleas, da igual si es un intento de asesinato, una huida o una bofetada están todas ridículamente coreografiadas como un estético ballet de ostias- hasta que Zod, finalmente, mata a Jor El mientras su esposa lanza la nave del recién nacido. Vamos a ver, Goyer y Snyder


Todo el mundo que esté medianamente metido en el mundo comiquero sabe que lo de que el Joker matara a los padres de Batman en la primera película de Tim Burton fue una auténtica cagada inenarrable, porque reducía la riqueza del personaje a la de la simple venganza. ¿Y que nos encontramos en “Man Of Steel” a cargo de estos dos auténticos conocedores del medio y defensores del tebeo? Pues exactamente lo mismo: Otra mil veces vista historia de villano que mata al padre del héroe, y del que habrá que tomarse cumplida venganza al final de la película, of course. Y más con un origen tan bonito y cerrado como el de Superman, con esa imagen de los padres mirando la nave que se lleva a su hijo lejos de la muerte… ¿Qué diablos aporta este cambio atroz aparte de aumentar lo convencional y típico de un guion que, pronto veremos, va a peor en ese aspecto? Tras este prólogo, que, a pesar de las chorradas estéticas y ese detalle de la muerte de Jor El es de lo mejorcito del film –porque al menos muestra un mínimo de emoción-, el espíritu Nolan de “Batman Begins” –y de otros films suyos como “El Truco Final” o “Memento”- se adueña de la función y comienzan los saltos adelante y atrás en el tiempo para contar parte de la infancia y juventud de Kal El, alias Clark Kent y su camino para convertirse en Sucker Man. Y es este camino hacia ese momento el que definitivamente consiguió sacarme de la película.

El personaje no evoluciona más que por las circunstancias que nos presentan, que como a niños pequeños nos dicen que eso es así. Vemos a Clark saltando de una franja temporal a otra y currando como un auténtico pluriempleado –pescador, camarero de garito de la América paleta,- barbas y peto siempre dispuesto. Esto se mezcla con escenas de su niñez en Smallville, incluyendo algún apunte interesante como el momento en el que está en el colegio y descubre su supervisión y superoído a la vez. Pero en cuanto su padre adoptivo Jonathan KentKevin Costner- comienza a darle sermones sobre que debería esconderse y que nadie sepa lo de sus poderes ,hasta el repugnante punto, después de un accidente, en que le dice que quizás debería haber dejado morir a los pasajeros del autobús del colegio con tal de no revelar su secreto. Solo le da charlas en las que le dice que no muestre sus poderes, que no se pelee, que nadie debe saber nada… ¡Porque un destino maravilloso le aguarda! Aquí tenemos dos de las siguientes estupideces del film: El presentar al venerable Jonathan Kent como un imbécil de la América profunda que en vez de enseñar a su hijo los valores de bondad y ayuda a los demás –como ocurría en el comic-, lo único que le interesa dejarle claro que debe esconderse como una rata. ¡Hasta el punto de sacrificarse y morir por ello! En una escena irrisoria que comentaremos luego. Y la siguiente estupidez, es el hecho de que este Superman no hace NADA en ningún momento. Se pasa al menos hora y media de metraje siendo guiado por todo el mundo hacia ese supuesto destino genial y glorioso sin que él sepa de qué están hablando ni se lo plantee en ningún momento. El momento de traca es cuando –en uno de sus múltiples empleos- se infiltra en una delegación militar que esta investigando una nave enterrada en el hielo y allí aparece el clásico holograma de su padre real –Crowe de nuevo, así amortizan su sueldo- para seguir guiándole en todo lo necesario mientras Clark pone cara de poker y se deja hacer. 

Que dura es la vida del currante de E.T.T
En estos saltos adelante y atrás en el tiempo no hay una estructura pensada, sino una serie de “sketches” unidos de forma arbitraria que no tienen hilazón unos con otros y que por tanto consiguen que narrativamente no haya énfasis, ni climax, ni progresión, ni leches. ¿Qué se consigue con esto? Pues como dije antes, una falta de empatía alarmante. El personaje es un monigote que ni siente ni padece, al que todo el mundo lleva de A a B y él jamás se cuestiona nada ni vemos que realmente experimente ningún tipo de viaje emocional. Por eso la escena en que se pone el traje por primera vez –traje que, por supuesto, le dan ya hecho, cosido y preparadito, que estaba esperándole en una esquina de la nave encontrada- y alza el vuelo, podría haber sido emocionante si hubiéramos sentido, sufrido y aprendido junto a Clark esa evolución de ser alguien perdido en el mundo a convertirse en el paladín de los débiles. Pero en el contexto narrativamente vacío de Snyder vemos esa escena como otro simple “sketch” más, sin excesiva trascendencia en el conjunto. Y esto va poco a poco empeorando.

Otra cosa que va a ir empeorando es esta reseña, que se me ha quedado corta… así que próximamente la segunda parte de este desmenuzamiento. Mientras tanto, seguid soñando con barbas y ceños fruncidos. Es la moda:

9 comentarios:

Al rico libro dijo...

La película será una mierda pinchada en un palo, pero lo bueno es que nos permite disfrutar de críticas como esta.

Spiderignacio dijo...

Me he quedado con ganas de más, te recuerdo para que no se te olvide, que menciones lo que estuvimos hablando de los paralelismos superficiales con la versión clásica y Superman 2 (Preferiblemente, la versión de Donner, no termines la review hasta verla) ¡Hay mucho que decir sobre ello!

Debes reseñar lo repetitivo y anodino de la BSO comparada con la majestuosidad de la versión clásica de John Williams, lo absurdo de que el Jor'el insista en dar libertad a su hijo, para luego no parar de decirle lo que tiene que hacer (¡Igualito que el precio que tiene que pagar en Superman 2 para conseguir de nuevo sus poderes tras seguir su propio criterio!: http://www.youtube.com/watch?v=p-Ieo3Z9uPQ) Menuda forma de resolver entuertos para un superheroe, que venga la novia y papi a hacerle los deberes...

Repugnante el final, patética la relación con el resto de reparto (Que estoy seguro que no pasarás por alto) tan espectacular en lo visual, como fragmentado, solemnemente esteril y videoclipero en la narración (Como es habitual en Snyder)

Espero que te ensañes con la pelea con Zod, y de nuevo hagas mención a los guiños con Superman 2 y la poca gracia de los diálogos.

Esta película es una traición al espíritu de Superman, es de vergüenza la escena final o el momento en que guantea por los trigales al Zod (TIENES que comentar la frase que pronuncia Superman mientras lo fostia)

En fin, tanto que decir... Por desgracia mayormente malo, me apena sobremanera que este proyecto no se haya convertido en un Superman Begins, o al menos, una película con alma como Thor, Hulk, Capitan America o los Vengadores (Iron Man 2 y 3 son basura)

Se ve que el prota estaba ilusionado; había material en el que inspirarse, como las historias últimas de Joe Kelly que son una carta de amor hacia el personaje o hasta el All Star Superman, aunque es imposible traducir eso de forma comercial manteniendo la gracia.

Esperemos que Star Trek 2 nos quite el mal sabor de boca este finde.

PD - Por cierto, el blog de Mandorla ha subido una entrada muy guapa de un museo de Superman y comenta los origenes judios de Superman y el Capi, muy interesante:

http://santiagogarciablog.blogspot.com.es/2013/07/superjudios.html

WOLFVILLE dijo...


-Al rico libro: Gracias. Me lo estoy currando para que salga algo bueno de todo esto XD

-Spiderignacio: Todo lo despreciable de esta película daba para un libro, así que habrá que sintetizar. Pero sí, auguro que muchos de esos puntos estarán tratados.

Sí, he leido la entrada de Mandorla y es una maravilla. ¡Quien estuviera en esa exposición!

Cinemagnific dijo...

Hoy estaba vaguete y he dejado la peli para la semana que viene (he fusilado un texto de El baile de los vampiros que tenía en el fotolog), pero la semana que viene estará la mía.

Estoy de acuerdo en que el personaje de Costner es estúpido y otros como Lois están flojos (la escena del beso me parece horrenda), pero sí me gusta la estructura narrativa, me encanta el papel de Shannon como Zod y me gustan las coreografías y el combate final. Ya contaré en mi blog :) Hoooooooooooolmes!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Para Nacho: A mi en cambio Thor y Capitán América me parecen simplemente pasables. No malas, pero normalitas y punto.

¡Les enviaré mi repooooooooooorte, diariameeeeeeeeeeeeeeente!!!!!!!!!!!!!!!!!


Spiderignacio dijo...

Para gustos colores Bartolo. A mi si me gustaron mucho Thor y el Capitan por varios motivos. El primero, porque la dirigen dos directores de verdad que además pegaban para ambos personajes. Son peliculas muy bien rodadas y con personalidad propia, ahora está que te gusten los personajes, que ese es otro cantar.

Las dos fueron muy fieles al espíritu Marvel, no pretendían ser películas pretenciosas, sino cine comercial que no insulte la inteligencia.

Cosa que este Superman no cumple. Está mal rodada, copia los efectos de luces y zooms de JJ Abrahams en Star Trek/Cloverfield, el rollo visual realista y los flashbacks de Nolan. Imita la superficie, y le falta fondo y alma.

Cuando ves Thor, reconoces al personaje, se nota el estilo Branagh y se siente el espiritu Marvel de entretenimiento cachondo. En el Capi, el rollo retro y la creación del personaje está tratado con el mismo toque naive y entrañable del comic.

Se reinterpretan cosas para adaptarlo al cine, pero el espíritu está ahí.

Ver a Superman matando a Zod, es lo más anti-Superman que he visto. Si quieres hacer un Western con superpoderes, no hagas una peli de Superman. O al menos, que no sea tan mala.

Cinemagnific dijo...

Para gustos colores, por supuesto. A mi por eso Thor y el Capi me parecen muy normalitas: malas no, me distrajeron, pero Thor me parece Branagh en baja forma y me parece falta de alma, y el Capi lo mismo (el Johnston tampoco me parece una maravilla, un artesano solvente y para de contar). Desde luego que basura no son, pero tampoco me parecen nada especiales, la verdad.

La crítica de Superman la pondré el lunes :)

Cinemagnific dijo...

Para gustos colores, por supuesto. A mi por eso Thor y el Capi me parecen muy normalitas: malas no, me distrajeron, pero Thor me parece Branagh en baja forma y me parece falta de alma, y el Capi lo mismo (el Johnston tampoco me parece una maravilla, un artesano solvente y para de contar). Desde luego que basura no son, pero tampoco me parecen nada especiales, la verdad.

La crítica de Superman la pondré el lunes :)

Barragan Daniel Horacio dijo...

resulta evidente que, al volvernos mas intelectuales y maduros, con la edad matamos al chico que llevamos adentro de nuestro corazón. También resulta que yo no debo ser tan inteligente como aquellas personas que no disfrutaron una película de SUPERHEROES (no una película de Bergman o similar). Man of steel es una película que despierta a ese niño que todos llevamos adentro. Para mi este film cumple con creces mis expectativas, el dejar salir a jugar ese niño inquieto que mora en mi corazón. Disfrute y no hice un estudio sociocultural del imperialismo norteamericano... encima la disfrute dos veces y la segunda me gusto mas que la primera vez. Snyder no es una luminaria pero bajo el ala de Nolan supo encarar un personaje con 75 años de historia.
Por lo menos ese es mi punto de vista muchachos... saquense el traje y la corbata y ponganse unos pantalones rotosos y zapatillas y vuelvan al cine...
en una de esas la van a disfrutar.

ignacio dijo...

Barragan, los niños crecen y hasta pueden hacer grandes peliculas. Ser adulto no quiere decir q revisitar cosas q te gustaban de pequeño se conviertan todas en una mierda.

De chico me encantaba conan, robocop, desafio total, excalibur y ator. Recisitandolas, me gustan todaa mucho mas, menos ator, claro esta... Aunque la nostalgia juvenil me ha hexo cambiarle los dialogos en clave de humor xa disfrutarla tambien de adulto.

Quiza el problema es q snyder disfrutaba x igual con superman 1 y la basura de la 4 (es posible q aun no note las diferencias) o hasta mark webb era fan de las pelis de spiderman de los 70.

Pd - De pequeño, aun siendo fan de spiderman, borre la peli entera d spiderman menos la escena de accion, a las otras dos las sacrifique por las pelis de los gobots. Aun a dia de hoy, las considero superiores X_D