jueves, 29 de noviembre de 2012

"THE DARK KNIGHT RISES" De Christopher Nolan


ARCHIVOS EXPIATORIOS: Hoy sale a la venta en "deuvedé" y "blueraiss" la última entrega de las aventuras fílmicas más recientes del murciélago de Gotham. Ahi van unas reflexiones que fueron vomitadas poco después del estreno en cines, y desde entonces no la he revisado así que de momento siguen sin adulterar. Igual un segundo visionado me cambiará la opinión en algunas partes, pero por ahora ahí queda eso.

En efecto todo lo bueno se acaba. Después de arrancar una versión épica y cuasi-realista del hombre murciélago en “Batman Begins” y llevarlo al paroxismo más absoluto con “El Caballero Oscuro”, Christopher Nolan rubrica el broche de oro para una saga irrepetible. Una de las reivindicaciones más influyentes y de calidad de un personaje que -cinematográficamente hablando- estaba muerto por culpa de bodrios como “Batman y Robin” de Joel Shumacher y que ha recuperado por fin en cine su innegable status como uno de los mejores personajes de ficción de la historia. Se trata de recoger los bártulos, cerrar ideas y culminar propósitos en este divertidísimo y emocionante “The Dark Knigth rises” (no, no pienso llamarla con el repugnante título que le han puesto en España), que aunque en algunos momentos flaquea en comparación con las otras dos partes, es desde luego un cierre de lujo para el “magnum opus” de Gotham que se ha marcado un director siempre eficaz y que a veces apabulla con toques de verdadero genio. 

Pero no solo acaba la trilogía del caballero oscuro. En un alarde de genialidad Nolan adapta y reinventa alguno de los posibles finales para el personaje que en la historia del comic han sido, y crea el que en mi opinión es el mejor epílogo posible para tan icónico personaje. Con un tono épico y crepuscular a la vez, las aventuras del hombre murciélago tienen aquí el poso de las grandes historias trágicas. Del western más clásico y el drama más melancólico. Pero por supuesto no falta ni un toque de humor más acusado que en la a ratos excesivamente solemne “El Caballero Oscuro”, ni tampoco unas escenas de acción primorosamente rodadas; a destacar los combates cuerpo a cuerpo –especialmente el de Batman contra el villano Bane- que tienen una fisicidad y realismo casi asfixiantes. En este nuevo personaje encontramos un rival a la altura de la función y perfecto oponente físico y mental para un Batman derrotado en casi todo el metraje.


Pero la excelente interpretación de Tom Hardy tras la máscara de gas (que incluye un timbre de voz y un acento magníficos, ambos suponemos que aniquilados en el doblaje español) no es el único aliciente del lado artístico de la propuesta. Anne Hathaway sorprende a todos los que nos alzamos en contra de su elección para el papel, regalándonos una Catwoman de auténtico lujo, presencia, carisma y humor; y que sin duda es la más parecida al personaje original de todas las que hemos visto en pantalla grande. Christian Bale como Batman y Gary Oldman como el comisario Gordon vuelven a rayar a enorme altura, mientras que Michael Caine una vez más se lleva la función en su papel del mayordomo Alfred. Además de comerse a cualquiera con el que comparta plano, suyas son las dos o tres escenas que más se recordarán del film.  Mientras que viejas glorias como Mathew Modine o nuevas promesas como Joseph Gordon Levitt cumplen de forma decente sus roles. Éste último dando lugar a una sorpresa final que me resultó coherente aunque algo forzada, resultando para mi uno de los papeles y tramas argumentales más flojas del film.


Siguiendo con la negatividad, es realmente triste que tengamos a la anterior entrega del Batman “nolaniano” para establecer odiosas comparaciones. “El Caballero Oscuro” era un continuo crescendo de narración implacable y genialidad tras las cámaras. No paraban de ocurrir cosas y sin embargo teníamos que permanecer apabullados ante la pantalla. Si bien eso ocurre también en los 40 minutos finales de “The Dark Knight Rises” la sensación que deja el resto de metraje es de potaje con cierto toque deslavazado. Tras una primera hora absolutamente magistral –en mi opinión superior incluso a la de “El Caballero Oscuro”-, el plan de Bane se realiza. Comienzan a juntar en uno solo varios arcos argumentales directamente sacados del tebeo –a veces no del todo bien hilados- y la caída y redención de Bruce Wayne, alias Batman, cuenta con momentos algo forzados y carentes de emoción. Pero aun así son necesarios para el discurso final de film como metáfora de la “ascensión” tras la caída y sobre todo del legado a continuar (ya sea de padres a hijos o de… huh, me callo para no destripar), que son los grandes temas de una película que, como todas las de Nolan, no se quedan en el mero espectáculo sino que proponen un subtexto mucho más rico a la mínima que se analizan algunos puntos del guión. Es el caso de las metáforas políticas que hacen referencia a la más rabiosa actualidad y que, sin tomar partido por ninguna tendencia, ilustra muy bien los clamores que atronan las calles estos días.


 Aparte de esos tres cuartos de hora intermedios que se me hicieron un poco más cuesta arriba, el resto del film es soberbio y entretenido hasta decir basta. Los “gadgets” del murciélago –el bat-móvil, la bat-moto y aquí debutando el bat-avión- vuelven a destacar en espectaculares escenas de persecución. El guión tiene la perfecta mezcla de “pulp” y desarrollo de personajes como para satisfacer a casi todo tipo de público, a pesar de desarrollarse en casi tres horas que se pasan en un suspiro. Y desde luego el epílogo esta a la altura de una trilogía que dejará huella y marcará el camino para futuras aproximaciones al género superheróico. ¡Pero que digo marcará! Si ya se han estrenado varias del mismo palo, como “Amazing Spiderman” y se están rodando otras como el nuevo “Superman” de Zack Snyder. Sin olvidar que está casi confirmado que dentro de dos o tres años relanzarán la franquicia de Batman, con otros actores, productores y por supuesto director.

Todos quieren subirse al carro pero me temo que superar esta trilogía llena de ritmo, riqueza y amor por un personaje va a ser algo muy complicado por no decir imposible. En fin, solo me queda por repetir el tópico de que “todo lo bueno se acaba”.


4 comentarios:

Belknap dijo...

Mr. Wolfville, Batman es uno de mis personajes favoritos; las dos aventuras cinematograficas anteriores me parecieron magistrales y esta ultima parte es como que Batman bajo las brazos, se canso, perdio la fe y en toda la pelicula lo machacan, hasta incluso Alfred. En mi humilde opinion, el film es bueno, pero queda corto al lado de las dos entregas anteriores, sobretodo con la segunda parte, tiene buenas escenas, las peleas son mejores que en las dos entregas anteriores, Michael Caine esta soberbio como siempre, pero el film no me parecio grandioso, una pena. Para terminar, realmente espero que haya una cuarta y hasta una quinta, y no otro rebooteo, basta de rebooteos, que lleven al Hombre Murcielago hasta la aventura numero cuarenta, luego si quieren que haya un nuevo comienzo. Un saludo y buena entrada.

WOLFVILLE dijo...


Lamenteblemente, maese Belknap, va a haber reboteo y encima ese nuevo Batman comenzará a interaccionar con la futura película de la Liga de la Justicia. Y es que, al fin y al cabo, el dólar es el dólar. Y llevan tiempo queriendo copiar a Marvel su concepto cinematográfico.

Luis Miguez dijo...

¿Hay un concepto más atroz, más tonto, más zafio y más insoportable que el reboteo ese? Por favor...

En otro orden de cosas, veré esta de Batman, ya que la pone usted tan bien. Pero vamos, ya le advierto que aunque las otras dos no creo que estén mal, la de Batman-ninja-del-Tibet tampoco me enamoró y la-otra-la-buena-la-del-Joker me parece que se acaba dos veces...

Joan S, Araujo Arenas dijo...

En mi particular opinión, mencionar sólo la obra de Joel para decir que todo lo anterior que se había hecho con Batman en el cine, no vale la pena; es más que una injusticia generalizada. Tim Burton le dio, a mi parecer, un toque más personal a los villanos, que, siempre me parece, son ignorados. Aún tengo que ver esta tercera entrega, pero aún pienso que Burton hubiera podido dar mucho más si no lo hubieran sustituido por Joel...